Return to site

Violencia en Río de Janeiro: la muerte de una niña de 8 años en una favela que reabrió el debate sobre el uso de la fuerza policial en Brasil

· Materias

Decenas de personas salieron a protestar este fin de semana en Rio de Janeiro, Brasil, tras la muerte de una niña de 8 años, presuntamente a manos de la policía.

Ágatha Vitória Sales Félix estaba con su madre en una furgoneta cuando recibió un disparo en la espalda el pasado viernes,

El suceso ocurrió en los alrededores de Alemão, una de las favelas más grandes de la ciudad.

Derechos de autor de la imagenAFPImage captionDurante el entierro de Ágatha se vivieron momentos de intensa emoción.

El gobernador Witzel prometió combatir la violencia con violencia, una política que ya se intentó en el pasado y que ha fracasado ampliamente a la hora de lograr cualquier resultado duradero.

Conforme mueren más y más personas, Witzel insiste en que está en el camino correcto y, fuera de los distritos más pobres, muchos lo ven como el precio a pagar en un esfuerzo por reducir el crimen.

En las favelas, obviamente, la historia es otra. Cuando visité Alemão para cubrir otra muerte que se le achacó a la policía, los residentes fueron casi unánimes al contarme cómo ven a agentes que disparan a la mínima ocasión.

La cara sonriente de Ágatha es portada en muchos periódicos de Río. Pero, como dijo su abuelo, probablemente será una estadística más. E incluso peor. las posibilidades de que la familia reciba justicia son casi nulas.

Este sábado, decenas de residentes se manifestaron, algunos con pancartas que decían: "Las vidas en las favelas importan" y "Dejen de matarnos". También hubo protestas este domingo horas antes del entierro de Ágatha.

Artistas, activistas, políticos y usuarios de redes sociales condenaron las políticas del gobernador.

Witzel no ha hecho comentarios sobre el caso de Ágatha, pero desde su oficina dijeron que "lamentan profundamente" su muerte.

Derechos de autor de la imagenREUTERSImage captionLos residentes de Alemão marcharon el domingo para homenajear a Ágatha.

Witzel, un exjuez conservador y exmarine, ha adoptado lo que muchos describen como una política de confrontación, empleando agentes fuertemente armados e incluso helicópteros con francotiradores para combatir a pandilleros en favelas densamente pobladas.

El año pasado dijo que las autoridades "cavarían fosas" para enterrar a los criminales si fuera necesario. Después de ser elegido prometió "masacrar" a cualquier sospechoso armado.

La parlamentaria opositora Renata Souza, que lidera la Comisión de Derechos Humanos en la Asamblea estatal de Río y le pidió a Naciones Unidas que investigue los operativos policiales, le dijo a la BBC: "El gobernador le dio a las fuerzas de seguridad licencia para matar... El Estado no puede actuar como terrorista".

Número de víctimas mortales en operativos policiales en Río de Janeiro, Brasil

 

*2019: de enero a agosto

Fuente: gobierno del estado de Río de Janeiro

El gobernador, que ha expresado su intención de presentarse a la presidencia, habla a menudo de un descenso en el número de homicidios y otros crímenes como prueba de que sus políticas están funcionando.

Pero los expertos dicen que no está claro que esto sea resultado directo de su estrategia.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, defensor del uso de la fuerza contra los sospechosos, ha dicho en repetidas ocasiones que "un buen delincuente es un delincuente muerto". Él y Witzel defienden cambios en la legislación para evitar que los agentes sean procesados si matan a sospechosos.

El mes pasado, Bolsonaro dijo que los criminales "morirán en las calles como cucarachas" si los cambios son aprobados.

BBC

Link da matéria

All Posts
×

Almost done…

We just sent you an email. Please click the link in the email to confirm your subscription!

OK